Aprender a respirar

Aprender a respirar, con trucos sencillos que te ayudarán a la hora de disfrutar de una mejor respiración y vivir una vida mucho más tranquila y pausada.

Como aprender a respirarRespirar es un acto normal, fundamental e inevitable para vivir, que por automático muy pocas personas tienden a ser conscientes de él, especialmente de la importancia que, para la salud, tiene respirar bien.

La respiración aumenta en frecuencia cuando, por ejemplo, nos sentimos nerviosos, ansiosos o tensos, especialmente cuando nos encontramos ante una situación que nos causa temor o tensión.

Pero la respiración puede igualmente ayudarnos a la hora de disfrutar de una buena salud; sobretodo a la hora de relajarnos y de disfrutar de una vida emocionalmente estable.

No obstante, lo cierto es que muy pocas personas saben cómo respirar. Por ello, aprender a respirar es una opción recomendable, especialmente para que pueda ayudarnos como estrategia al afrontar momentos en que nos sintamos nerviosos/as.

Aprender a respirar: pasos sencillos

1. Siéntate en un lugar en el que te sientas cómodo/a.

2. Hazlo con las piernas cruzadas.

3. Inspira a la vez que levantas los brazos lentamente.

4. Cuando tus brazos estén elevados, déjalos así un segundo.

5. Suelta el aire despacio a la vez que bajas las manos.

Lo ideal es que recuerdes cómo has respirado con este ejercicio, para que lo repitas cada vez que lo necesites. Y no olvides que respirar pausadamente te ayudará a evitar el estrés, la ansiedad, y sobretodo los pensamientos obsesivos y perniciosos.

Como ves, aprender a respirar es en realidad sencillo, aunque es cierto que en los primeros momentos puede costar un poco.  La clave, por tanto, es comenzar a practicar la respiración poco a poco, empezando en un lugar tranquilo -por ejemplo- después de un día ajetreado o estresante, en un lugar de nuestra casa en el que nos sintamos a gusto, y hacerlo durante 5 a 10 minutos (es normal que en los primeros días nos cueste un poco más encontrar cierta tranquilidad).

Así, poco a poco podemos ir aumentando el tiempo de relajación hasta llegar a los 30-60 minutos, que es lo ideal para conseguir una relajación física y mental plena.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts