Ataques ansiedad Tal y como te hemos indicado en infinidad de ocasiones, parece que vivimos actualmente (y desde hace ya algunos años) en un mundo en el que tanto el estrés como la propia ansiedad en sí son vistos con total normalidad.

Es habitual –y casi normal- escuchar en el trabajo o en la universidad que nos sentimos estresados, aunque en la mayoría de las ocasiones son pocas las personas que conocen realmente qué es el estrés en sí.

En este sentido, lo mismo ocurre con los denominados como ataques de ansiedad, los cuales de hecho parecen cada vez más frecuentes, y son sinónimo de una sociedad estresada que vive cada día de forma rápida y estresante, que no de manera intensa.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad viene a ser la forma que nuestro cuerpo tiene de detectar y prepararse para huir –o luchar- ante un peligro ciertamente inminente.

Es una reacción totalmente normal, que se produce ante la percepción que nuestro cerebro tiene acerca de la supuesta existencia de un posible peligro.

Por ello, esto se debe tener en cuenta para entender que “no nos vamos a morir” de un ataque de ansiedad, y que podemos re-educar a nuestro cerebro para comprender que estas situaciones no son peligrosas.

Síntomas del ataque de ansiedad

Son varios los síntomas que aparecen cuando una persona tiene un ataque de ansiedad. Básicamente, los más destacados son los siguientes:

  • Sensación de sequedad de boca
  • Mareos y náuseas (con ganas o no de vomitar)
  • Sudores diversos, especialmente de las manos y las axilas
  • Sensación de ahogo
  • Sensación de taquicardia o respiración rápida
  • Sensación de temblor
  • Sensación de falta de oxígeno
  • Dolores en el pecho
  • Dolor de barriga
  • Sensación de miedo
  • Llanto

Más información | Stop a la ansiedad

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario

PSICOLOGÍA

0 2710

Cuánto cuesta la consulta de un psicólogo

Cada vez es más habitual dejar a un lado la relación errónea que desde hace años se ha creado entre acudir a un...