Autoayuda para pasar las vacaciones en pareja

Vacaciones en parejaAunque el título de esta nota puede resultar ciertamente paradójico, más aún cuando utilizamos la palabra autoayuda (sistema de ayuda que uno puede prestarse a sí mismo para mejorar algún aspecto de su conducta o de su personalidad, según la RAE) en su comienzo, lo cierto es que si nos atenemos a las estadísticas que se publican cada año en relación a las rupturas de pareja después de las vacaciones (sobretodo las de verano: conoce más sobre los divorcios en verano), en realidad no lo sería tanto.

Lo cierto es que es precisamente después de las vacaciones cuando aumentan los divorcios y las separaciones de pareja. Aunque las causas pueden ser muchas, especialmente si tenemos en cuenta que cada relación es un mundo, parece que pasar 24 horas al lado de nuestra pareja cuando en la vida cotidiana no era así puede hacer aflorar conflictos o malentendidos que antes simplemente no surgían.

Y es que las vacaciones, a pesar de esperadas y ansiadas, supone un momento en el que las parejas suelen pasar la mayor parte del tiempo juntas. Aunque esto puede ser positivo, en muchos casos se convierte en una forma de descubrir algunos elementos o cuestiones que desconocíamos de nuestra pareja, o incluso se producen malentendidos en relación a los intereses de cada cual durante esas semanas de descanso.

La clave está en tener presente que disfrutar de unas buenas vacaciones en pareja no tiene por qué ser negativo. Podemos verlas como una oportunidad para descubrir un poco más a la otra persona con quien pasamos nuestro día a día, brindándonos una oportunidad para conocernos mejor lejos de los quehaceres y de la propia rutina del día a día.

Cómo pasar unas buenas vacaciones en pareja

Debemos tener presente que durante las vacaciones pasaremos prácticamente las 24 horas al lado de nuestra pareja, cuestión que con los quehaceres propios de la rutina diaria, no ocurre cuando no estamos de vacaciones.

En este caso, no debemos ver las vacaciones como un suplicio, sino como una auténtica oportunidad para poder conocernos mejor no solo a nosotros mismos, sino a la otra persona que nos acompaña, mostrándonos tal y como somos pero respetando también la forma de ser del otro.

Es común que durante esos días de descanso se produzcan más malentendidos o conflictos varios, debido sobretodo a que pueden no estar del todo de acuerdo con los planes que el otro ha pensado para ese tiempo. Si esto ocurre, la clave está en hacer –por ejemplo- lo que nos gustaría un día, y a la jornada siguiente hacer lo que le guste al otro. O bien compartir el día con los gustos de cada cual.

Dado que al pasar más tiempo juntos puede aumentar la probabilidad de discutir (conoce más sobre la discusión en la pareja), lo mejor es evitarlo pasando de aquellos momentos en que pueda producirse algún malentendido. ¿Lo mejor? Hablar lo que nos moleste siempre manteniendo el respeto, pero siendo sinceros/as.

Tampoco debemos olvidarnos que, en determinados momentos, necesitamos estar a solas para pensar, reflexionar y sentirnos incluso a gusto con nosotros mismos. En estos momentos, debemos comentar a nuestra pareja que deseamos pasar unos instantes a solas, al igual que deberemos respetar esos momentos cuando la otra persona también quiera pasarlos a solas.

Recuerda que, después de un año de duro trabajo o estudio, debemos ver las vacaciones en pareja como una oportunidad de descanso mutuos, disfrutando de cada momento en pareja.

Imagen | The Sean & Lauren

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts