prevenir-alcoholismoEl alcoholismo es una enfermedad que, como de buen seguro sabrás, se caracteriza por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas a un nivel ciertamente excesivo que, por lo general, puede llegar a poner en peligro la propia salud del individuo.

En este sentido, es preciso conocer que el alcoholismo se divide en dos categorías que repercuten tanto en la salud física como psicológica y mental del individuo: dependencia y abuso.

Debido a que el alcoholismo es un tipo de farmacodependencia, en la que existe tanto una adicción psicológica como física, tienden a aparecer una serie de síntomas cuando la persona no consume ese alcohol que “necesita”.

No obstante, tal y como insisten muchos médicos e instituciones médicas, no hay duda que se puede evitar este grave problema si sabes cómo prevenir el alcoholismo.

Cómo prevenir el alcoholismo

Desde hace décadas se conocen muchas de los efectos del alcohol en la salud, aunque, sin embargo, cada vez tiende a ser mayor el número de personas que lo consumen cada día.

De hecho, desde hace algunos años es habitual que, cada fin de semana, se reúnan muchos jóvenes a consumir y beber alcohol, lo que popularmente se conoce como “botellón”.

Por tanto, los efectos del alcohol se observan cada vez en personas incluso muy jóvenes, que se encuentra en grave riesgo de padecer alcoholismo en la etapa adulta si siguen consumiendo tanto alcohol.

Por ello, difundir en la población cómo prevenir el alcoholismo, así como sus efectos más perjudiciales, es siempre la mejor forma de evitar su aumento.

La mejor forma de prevenir el alcoholismo es, precisamente, no tomar alcohol. Incluso aunque estemos en presencia de amigos que sí lo hagan. Los jóvenes deben ser conscientes que eso sólo ocasiona graves trastornos para su salud física y mental. Y que, sobretodo, por solo unas horas de diversión pueden perjudicar su salud para el resto de sus vidas.

Para ello, puedes seguir los siguientes trucos y consejos:

  • Evita siempre tomar alcohol, aunque sea sólo una copa.
  • Si sales con tus amigos o te encuentras en una comida, es mejor tomar agua, zumo natural o un buen refresco.
  • Aunque te inviten a una copa, recházala. Recuerda que una copa conlleva otra, y sólo con ello conseguirás beber cada vez más y más.

No obstante, en caso de que no puedas dejar de beber alcohol y crees que realmente tienes un problema, lo mejor es que pidas ayuda a un profesional médico.

Más información / Clínica DAM

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario

PSICOLOGÍA

0 2152

Cuánto cuesta la consulta de un psicólogo

Cada vez es más habitual dejar a un lado la relación errónea que desde hace años se ha creado entre acudir a un...