Cómo ser más feliz

ser-mas-felizLa llegada de un nuevo año supone también el comienzo de una nueva etapa; de un nuevo periodo en el que afrontar nuevos propósitos y novedosas e interesantes ideas.

Suele ser habitual que, con la llegada de un año nuevo, muchas personas afronten la vida con un mayor optimismo. Se dejan atrás hábitos negativos o nocivos para nuestro propio bienestar emocional (como pueden ser pensamientos negativos, estrés o ansiedad, depresión), y se tiende a luchar por disfrutar de cada día.

Pero lo cierto es que estos pensamientos tan solo duran unas pocas semanas. El esfuerzo que supone eliminar pensamientos o hábitos ya arraigados durante años en nuestro día a día en solo unas jornadas se convierte en una tarea bastante complicada, que lleva a que muchas personas decaigan y no sigan en la senda de cómo ser más feliz.

En este sentido, hay personas que piensan que para ser más feliz se requiere tener más dinero, trabajo o muchas cosas materiales.

Sin embargo, la felicidad solo la podemos sentir en nuestro interior si somos capaces de controlar nuestros pensamientos y disfrutar simplemente con las pequeñas cosas que nos brinda la vida. Solo puede ser posible conseguirla si nos alejamos de hábitos y pensamientos malsanos, y disfrutamos sólo con pocas cosas. Porque la felicidad se siente, no se busca ni se encuentra.

Consejos y trucos para ser más feliz

Quizá hoy pueda ser un buen día para que te detengas y te hagas la siguiente pregunta: ¿qué te impide hoy ser feliz, o simplemente un poquitín más feliz cada día? Tal vez tiendas a preocuparte mucho por las cosas, te estreses con facilidad o tienes pensamientos negativos que se presentan en tu día a día cada cierto tiempo.

Una buena idea es hacerte con un bloc y un bolígrafo, y apuntar en él las respuestas a la pregunta que te hemos planteado al comienzo del párrafo anterior.

Si, por un lado, sueles preocuparte mucho por las cosas y te estresas con facilidad, una de las cosas que puedes hacer es plantearte si realmente merece la pena preocuparte u ocuparte por aquello que te preocupa. Esto es, ¿realmente lo que me preocupa tiene solución y lo puedo cambiar ahora? ¿o sin embargo se trata de una preocupación por algo del futuro que no sé realmente si ocurrirá o no? En este caso, lo mejor es tratar de no sentir esa preocupación y ocuparnos de ella trabajando interiormente y buscando por qué nos preocupa y qué podemos hacer para reducirla.

Si tiendes a estresarte con bastante facilidad, lo mejor es tomarte las cosas con más calma. Es aconsejable disfrutar con tranquilidad de nuestro día a día, sin prisas y sin ir corriendo de un lado para el otro. Técnicas como la relajación o la meditación te serán de gran utilidad.

Pero si los pensamientos negativos te impiden ser feliz porque se repiten y se repiten constantemente, la técnica de la parada de pensamiento puede ayudarte a reducirlos y a eliminarlos poco a poco. Consiste en que cuando ese pensamiento aparezca, cambies rápidamente de hábito y hagas otra cosa, o incluso te pellizques o te digas “se acabó”, lo que te ayudará a despejar tu mente y a que prestes atención a otra cosa.

Imagen | cecito

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts