Cómo tener disciplina fácilmente

¿Cómo puedo tener disciplina? Descubre algunos trucos útiles que te ayudarán a ser más disciplinado, de forma más rápida, fácil y efectiva.

La Real Academia Española define la disciplina como la doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral. Efectivamente, podemos entender la disciplina como la cualidad que tiene la persona a la hora de cumplir con una tarea, sin tener en cuenta si se tienen o no deseos reales de llevarla acabo.

En su forma más común podemos entenderla como la capacidad de enfocar los propios esfuerzos en conseguir un fin. Es decir, por ejemplo, sin disciplina no sería posible adelgazar y perder peso, hacer ejercicio físico hasta conseguir la meta propuesta (reducir el peso o fortalecer nuestros músculos), dejar de fumar… Digamos que la disciplina ayuda a que la meta marcada no se vuelva difícil o imposible.

Cómo tener más disciplina

Aunque cada persona tiene su propia disciplina, es posible trabajar en desarrollarla poco a poco y con paciencia. Te ofrecemos algunos pasos útiles que te serán de ayuda:

  1. ¿En qué áreas de tu vida te falta disciplina? Es recomendable que hagas un repaso sobre las diferentes áreas de tu vida (en la nutrición, la economía, los estudios, el trabajo…) y pienses en cuáles son las consecuencias de tu indisciplina; por ejemplo, si sigues una dieta poco disciplinada puedes tener sobrepeso u obesidad, si tu indisciplina es la economía es posible que pases apuros económicos o que tengas problemas con la pareja o con los familiares…
  2. Visualízate: los ejercicios de visualización ayudan muchísimo a solucionar diferentes problemas de tu vida. En el caso de la indisciplina, puedes visualizar cómo sería tu vida sin dichos problemas. Puedes pensar cómo esa indisciplina te afecta a negativo, reduciendo tu felicidad y robándote paz mental.
  3. El camino a seguir: ahora puedes plantearte qué pasos debes dar para actuar de forma disciplinada en esa área que hayas identificado como problemática. Si tu problema es la dieta, debes ser consciente de la importancia en seguir una dieta variada y equilibrada, combinada con el ejercicio físico. Márcate esas metas y cúmplelas.
  4. Crea un plan que te ayude a actuar: podemos llámalo como plan de acción, consistente en un plan en el que te marques los pasos que debes hacer para actuar de ahora en adelante de forma más disciplinada.
  5. Evita dejar las metas para luego: es muy común que cuando tratamos de ser más disciplinados tendamos a dejar esas metas para otro momento. Es habitual usar frases como “esta hamburguesa no arruinará mi nutrición” o “puedo ahorrar el mes que viene”. Son elementos que debemos evitar siempre, y se cumple en esta ocasión esa máxima de que no dejes para mañana lo que debas hacer hoy.

Imagen | tom.tziros

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts