consecuencias-estresVivimos en una sociedad en la que es bastante habitual ir corriendo de un lado para el otro, sin tener tiempo apenas de tomarnos un respiro, descansar y relajarnos unos minutos.

De hecho, es algo normal que una persona se levante, desayune rápidamente sin apenas disfrutar de un buen desayuno nutritivo, lleve a sus hijos a la escuela para luego, en medio de atascos y prisas, acudir velozmente al puesto de trabajo.

Visto este panorama, que seguramente que en algún momento te habrás sentido identificado/a con la persona sobre cuyo día a día describimos brevemente en el párrafo anterior, es bastante lógico que tanto el estrés como la ansiedad sean dos de los trastornos psicológicos más habituales en la actualidad.

No debemos olvidarnos que la respuesta de estrés está diseñada para pelear o huir, convirtiéndose así en un mecanismo de ataque o defensa que sirvió a nuestros antepasados a subsistir y sobrevivir cada día.

Por tanto, aunque es normal sentir estrés en determinados momentos de nuestra vida, cuando ese estrés aumenta y se convierte en algo crónico, las consecuencias para la salud pueden ser bastante graves.

Consecuencias del estrés para la salud

Es necesario conocer desde un primer momento que la respuesta del organismo ante el estrés depende de la fase en la que éste se encuentre: no es lo mismo una tensión inicial en la que se produce una activación general de nuestro organismo, que una fase de tensión crónico o un estrés prolongado.

Por ello, es cierto que las consecuencias del estrés en sus fases iniciales no son peligrosas. El riesgo aparece cuando esas consecuencias se tornan permanentes (apareciendo con ello la enfermedad) al encontrarnos ante un caso de tensión crónica.

Sistema digestivo

Nuestro sistema digestivo es una de las partes del cuerpo que más tienden a sufrir las consecuencias del estrés.

De hecho, es habitual que aparezca dolor de estómago, y que al acelerarse la actividad del colon, la persona sufra diarrea.

También es posible que la sensación de apetito aumente, de forma que la persona estresada puede tener unas ganas inmensas de comer compulsivamente. Esto se convierte en un riesgo que puede llevar a que la persona sufra de sobrepeso u obesidad.

Sistema inmune

Es conocido que una situación crónica o permanente de estrés es uno de los principales enemigos para nuestras defensas.

El sistema inmunológico se debilita, con lo que estamos más predispuestos a padecer gripes, resfriados e infecciones.

Sistema cardiovascular

Se produce un aumento en las palpitaciones de nuestro corazón, aumentando la presión sanguínea y las grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos). Todo ello se convierte en un grave riesgo de padecer hipertensión o niveles de colesterol alto o triglicéridos altos.

Tampoco debemos olvidarnos que es habitual que se produzca un aumento de los niveles de glucosa en sangre, lo que contribuye asimismo a sufrir un aumento de peso, ya que crece la sensación de apetito.

Sistema nervioso

La persona estresada se siente nerviosa, ansiosa, depresiva. Es común que sufra pérdidas de sueño y padezca insomnio. Además, también puede costarle más retener las cosas, debido a que la memoria se resiente negativamente.

Efectos del estrés en la salud

  • Dolor de estómago.
  • Al acelerarse la actividad del colon, puede aparecer diarrea.
  • Aumenta el apetito, lo que supone un riesgo para padecer sobrepeso u obesidad.
  • Nuestro sistema inmune se debilita. Estamos más predispuestos a enfermarnos de gripes y resfriados.
  • Ansiedad, nerviosismo y depresión.
  • Pérdida de sueño.
  • La memoria se resiente negativamente.
  • Aumentan los niveles de glucosa y grasas en la sangre.

Imagen | bottled_void

Más información | El estrés y cómo nos afecta / Estrés y salud

Comparte con tus amigos









Submit

Hacer un comentario

PSICOLOGÍA

0 1296

Cuánto cuesta la consulta de un psicólogo

Cada vez es más habitual dejar a un lado la relación errónea que desde hace años se ha creado entre acudir a un...
Comparte con tus amigos









Submit