Discusión en la pareja

La verdad en las discusiones de pareja

Siempre pueden existir discusiones en la pareja. Es algo normal en cualquier relación, pero no siempre una discusión en la pareja puede ser bueno.

Discusion parejaMantener una buena comunicación con la pareja es fundamental para que la relación posea una buena salud. Sin embargo, eso no impide que ante determinadas circunstancias o situaciones puedan producirse discusiones o conflictos diversos.

No debemos olvidarnos que una pareja la forman dos personas, no únicamente una a pesar que ambas se amen y se quieran de manera incondicional. De ahí que se puedan producir malentendidos que sólo podrían llegar a solucionarse con la existencia de una buena comunicación, basada en la confianza y el respeto mutuos.

No obstante, uno de los mayores errores que cometen muchas parejas cuando discuten es no tener a mano algunos tips o consejos de autoayuda para la discusión en pareja, que ayuden no solo a no perder los nervios, sino que sean útiles en la resolución del conflicto y evitar con ello que la discusión vaya a más.

Pero cuando la comunicación falla y las discusiones en pareja van a más (a partir de un punto de partida mediante el cual el conflicto pudo no solucionarse desde un primer momento), es probable que ambas sean dos de las cuestiones principales que influyen en la mayoría de las rupturas de pareja.

¿Son normales las discusiones en pareja?

No hay duda que una discusión en pareja es algo absolutamente normal. Incluso en muchos aspectos puede llegar a ser considerada como una forma sana y saludable de que la pareja conozca lo que piensa el otro miembro y trata de solventar aquellas cuestiones que influyen de manera negativa en el bienestar común.

Solo cuando esa discusión va a más, ya sea porque la pareja no es capaz de solventarla, o porque se trata de un conflicto mayor, es probable que la relación pueda llegar a romperse.

Cómo actuar ante una discusión de pareja

  • No faltes el respeto a tu pareja. Evita chillar o insultar, puesto que además de poco respetuoso, sólo conseguirás hacer daño a tu pareja (a la que se supone que quieres) y no ayudará en la solución del conflicto.
  • Evita caer en descalificaciones personales. De esta forma sólo conseguirás que el objeto principal de la discusión pase a un segundo plano, de manera que no se solucionará.
  • No te niegues a considerar otras opciones.
  • Evita hacer referencia a discusiones pasadas.
  • Habla aquello que te molesta en lugar de no decir nada o simplemente poner mala cara.
  • Sé sincero/a, pero mide siempre aquellas palabras que creas puedan hacer daño.

Imagen | Ed Yourdon

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts