El cerebelo: la clave de que una persona no se ría cuando se hace cosquillas

Reírse cuando otra persona nos hace cosquillas es algo natural, incluso que casi no podemos evitar. No en vano, la mayoría de nosotros tenemos alguna “zona especial” en nuestro cuerpo que nos hace débiles ante las cosquillas, siendo –además- bastante fácil de encontrar.

cosquillas

Recientemente, investigadores del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Londres han descubierto que el factor sorpresa es imprescindible en la sensación final, de tal forma que la sensación que experimentamos cuando nos hacen cosquillas, en el primer momento causa una sensación similar al miedo, produciéndose luego una respuesta incontrolada de risa.

Y si, además, las cosquillas se hacen de forma repentina y por sorpresa, la sensación tanto de pánico como de incomodidad se acrecentan, haciéndose aún más fuertes.

La respuesta en cuestión se encontraría en el cerebelo, parte trasera e inferior del cerebro, que especialmente está involucrada en el control de los movimientos.

Los estudios llevados a cabo por la Universidad de Londres han mostrado que el cerebelo puede predecir las sensaciones de nuestros propios movimientos, pero no –obviamente- los de otras personas.

Es por eso por lo que, cuando nos hacemos cosquillas, no nos reíamos de la misma forma que si nos las hicieran otros.

Vía | Institute of Cognitive Neuroscience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts