Emociones innatas y adquiridas

Sabemos que las emociones vienen a ser un estado afectivo que experimentan todas las personas, y que consisten en reacciones subjetivas al ambiente que vienen acompañadas de diversos cambios tanto endocrinos como orgánicos.

emociones-innatas-adquiridas

Tal y como opinan muchos expertos, las emociones tienen una función ciertamente adaptativa al medio que nos rodea, y es un estado que sobreviene de manera súbita y sin esperarlo, influyendo por tanto en el modo en el que percibimos la situación en la que aparecen.

Pero a veces tendemos a entender por emociones únicamente a aquellas que se denominan innatas (o primarias), y que desde hace mucho tiempo desempeñan un papel tanto clave como fundamental para la supervivencia del propio ser humano.

Las emociones son percibidas como estados mentales y corporales –a veces muy- intensos, y entre las más básicas nos encontramos con el miedo, la sorpresa, la ira, la aversión, la tristeza y la alegría.

Pero nuestro comportamiento y psicología emocional no se agota en ellas, y precisamente a partir del razonamiento y el lenguaje aparecen otras emociones que se diferencian de las básicas o innatas y que pueden ser consideradas como adquiridas, aprendidas o secundarias.

Entre estas emociones adquiridas nos encontramos por ejemplo con el aburrimiento, la satisfacción, el agrado, la culpa, la complacencia, la culpa, los celos, el desagrado…

Hasta cierto punto podríamos decir que las emociones adquiridas tienden a ampliar las innatas, de forma que lo que podamos sentir en cada momento se complementa a cada segundo con unas emociones completas e individuales.

Más información | ¿Qué es la emoción?

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts