La angustia vital

Aunque podamos pensar que la angustia puede ser hasta cierto punto negativa, la angustia tiende a mantenernos vivos, activos, alerta, empujándonos a la autorrealización en un mundo que nos exige tomar decisiones de manera ciertamente constante.

angustia

Si nuestra vida marca estupendamente, nos sentimos bien y luchamos cada día porque nuestros proyectos y nuestros sueños se realicen, de forma que la angustia vital no se convierte en malestar, no nos molesta sentirnos mal o sentirnos angustiados, porque en estos momentos para nosotros no existe tal sentimiento.

Pero si tratamos de definirte qué es la angustia, podemos comenzar comentándote que, en algunas ocasiones, sentimos la punzada de una angustia dolorosa, que si se desborda puede convertirse en un auténtico malestar.

Nos avisa de que, por ejemplo, nuestra vida no marcha tal y como hemos pensado, o de que en definitiva no nos encontramos viviendo la vida de acuerdo a nuestros valores, intereses, y sobretodo deseos.

En este sentido, la incertidumbre que sentimos tiende a ser una vía que nos lleva hacia la angustia, y aunque ésta nos duela psíquica e incluso físicamente, nos sirve para darnos cuenta de que algo no va bien, consistiendo en una señal de aviso.

Pero cuando la angustia aparece, tal y como veremos en un próximo artículo, la solución no es darle la espalda, ya que tan sólo desaparecerá temporalmente volviendo a aparecer en un futuro de una forma mucho más “fuerte”. Y es que siendo conscientes de qué origina su aparición, podremos analizarla de manera correcta.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts