Las hormonas en el comportamiento

Las hormonas vienen a ser sustancias químicas producidas por determinadas glándulas que se desplazan por el cuerpo a través del torrente sanguíneo, y desempeñan un papel ciertamente importante en el control de muchas funciones del cuerpo.

hormonas-comportamiento-estados-de-animo

Por ejemplo, actúan en diferentes órganos vitales (como el aparato digestivo, genital o el respiratorio), así como controlar procesos biológicos como el ritmo cardíaco, el crecimiento muscular, el sueño, el ciclo menstrual o el hambre.

Según las propias necesidades del organismo, son fabricadas y liberadas a un ritmo que precisamente viene dispuesto por este, a la par que su vida media tiende a ser muy variable (de minutos a horas).

Por todo ello, el papel básico de las hormonas es el control de determinados procesos vitales. Sin embargo, y aunque no está claro hasta qué punto condicionan tanto nuestro comportamiento como nuestro estado de ánimo, cada vez se tiene una mayor constancia de que las hormonas pueden ser las responsables del denominado como vaivén emocional.

Hormonas que condicionan el comportamiento

  • Estrógenos: Determinan el ciclo menstrual, produciendo las células que forman el endometrio, la ovulación y las secreciones vaginales.
  • Adrenalina: Es denominada como la hormona del estrés, y es la que permite al organismo reaccionar en caso de urgencia.
  • Endorfinas: Estimulan el placer y tienen un efecto analgésico. Se segregan fundamentalmente al hacer ejercicio o al reírnos.
  • Melatonina: Regula tanto los ritmos biológicos como el sueño. Se segrega fundamentalmente durante la noche.
  • Testosterona: Las mujeres las secretan en pequeñas cantidades, aunque es la responsable de los rasgos masculinos.
  • Cortisol: Activa la producción de adrenalina y regula la respuesta del organismo ante el estrés. Eso sí, si sus niveles son muy bajos aparece desánimo y cansancio, pero si es elevado ansiedad, taquicardias y nerviosismo.
  • Catecolaminas: Son estimulantes que se segregan a las dos o tres horas aproximadamente de habernos levantado.
  • Progesterona: Interviene en la actividad del aparato genital y en el ciclo menstrual.
  • Tiroideas: Una cantidad demasiado elevada puede provocar ansiedad e incapacidad para relajarse, mientras que su escasez puede provocar depresión y fatiga crónica.
  • Oxitocina: Aumenta el grado de placer en las relaciones sexuales, la sensibilidad del aparato genital y el deseo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts