La experiencia de la amistad es lo contrario de la experiencia amorosa, que se traduce, en el plano afectivo, en las expresiones “es contigo con quien me siento a gusto” e incluso “no puedo vivir sin ti”. La diferencia está en que en el vínculo amoroso, una persona asocia a la otra a su propio futuro, hasta el punto de que, psicológicamente hablando, el otro forma parte de uno mismo. Si embargo, en la amistad, la persona sigue sola y elige el camino de la soledad, la libertad, fuera de los momentos de encuentro con sus amigos, pero sin caer en la dependencia.

Cuanto más se desarrolla el dinamismo del afecto, más hace crecer la capacidad de soledad. Una soledad que resultará penosa, sin duda, en determinados momentos de la vida; pero será una soledad plena que conlleve a la libertad interior. Esa misma mayor posibilidad de soledad es la que pone el vínculo de la amistad bajo el signo de la libertad.

La comunicación que se establece entre dos personas, en la medida en que sea una amistad adulta, no supone ningún tipo de detrimento para el que se confía. Si tal cosa sucediera, la amistad daría paso a un lazo de dependencia que destruiría la propia amistad, porque haría imposible el compartir recíproco.

Si viviera una dependencia de ese tipo, la persona tendría la sensación de vaciarse: lejos de percibir la comunicación como una fuente de liberación. La vivirá como algo alienante e insatisfactorio. El adolescente, que aún no es dueño de su dinamismo afectivo y muchas veces se lanza a hacer confidencias sin haber elegido verdaderamente hacerlo, experimenta la sensación de haberse vaciado al día siguiente de tales confidencias, provocadas quizás por una atmósfera de camaradería.

La ausencia del amigo es completamente distinta de la ausencia de la persona amada. La persona de la que uno está enamorado, le resulta indispensable. Por el contrario, con un amigo, la persona puede ausentarse el tiempo que sea, y los dos seguirán viviendo tranquilamente, aunque sin negar la soledad que se pueda experimentar por la ausencia.

 Imagen: Flickr-Autor: imma-ty-grr

Valora el artículo:
1 comentario a este artículo

Hacer un comentario

PSICOLOGÍA

0 1898

Cuánto cuesta la consulta de un psicólogo

Cada vez es más habitual dejar a un lado la relación errónea que desde hace años se ha creado entre acudir a un...