En cierto sentido podríamos decir que, hasta cierto punto, es tremendamente fácil hacer que un niño se convierta en tirano, ya que tan sólo se debe seguir una pauta sencilla: consentírselo absolutamente todo.

Los niños tiranos

Y es que el “todo vale” puede llegar a crear niños tiranos, cuyo origen viene a ser la ausencia de límites educativos y de figuras que representen una mínima o poquísima autoridad.

Generalmente esto se produce porque los padres suelen temer ser firmes por diversas malas experiencias durante su propia educación familiar, por abuelos u otras personas responsables de la educación del mes que mantienen una actitud más laxa a la hora de establecer una disciplina, o bien por aquellos padres que consideran al niño “especial”.

¿Cómo es el niño tirano?

El niño tirano se caracteriza por ser principalmente un niño muy caprichoso, que tiende a molestar a los demas pero que, sin embargo, no soporta que le molesten.

Tiende a mostrar una baja tolerancia a la frustración, a la vez que es sumamente egoísta y egocéntrico, de tal manera que exige sus derechos pero importándole poco los de los demás.

También tiende a atemorizar a los padres mediante pataletas (en el caso de que sea un menor), o bien amenaza con fugarse en caso de ser adolescente.

¿Cómo evitar que nuestro hijo se convierta en un niño tirano?

Una de las mejores formas de evitar que nuestro hijo/a se convierta en un niño tirano es demostrar firmeza a la hora de educarlo, a la vez que exigimos exigencia.

Los niños necesitan ciertos límites para no ser tiranos, y porque, sobretodo, conseguiremos que se sientan más seguros y queridos.

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario

PSICOLOGÍA

0 2685

Cuánto cuesta la consulta de un psicólogo

Cada vez es más habitual dejar a un lado la relación errónea que desde hace años se ha creado entre acudir a un...