Amaxofobia: miedo a conducir

miedo-a-conducirLas fobias consisten en un temor tanto persistente como intenso hacia algo o alguien que, en definitiva, representa poco o ningún peligro real, a pesar que la persona pueda creer erróneamente lo contrario.

En este sentido, existen distintos tipos de fobias que dependerán ya no solo de la magnitud de la fobia en sí misma, sino de a lo que la persona tiene fobia.

Así, por ejemplo, podemos encontrarnos con la fobia social, la tocofobia o miedo al parto, la fobia a los gatos, o la denominada como neofobia, consistente en el rechazo de los nuevos alimentos.

Pero existe un tipo de fobia que, en los últimos años, está convirtiéndose en algo común: el miedo a conducir, psicológicamente conocido como amaxofobia.

Miedo a conducir: amaxofobia

La amaxofobia consiste en la aparición, en la persona conductora, de un miedo a conducir terrible, que le puede impedir que conduzca con normalidad, a pesar que anteriormente lo hacía, e incluso aunque disfrutara con la conducción.

Generalmente, este miedo a la conducción suele aparecer después de algún acontecimiento impactante, que haya sorprendido a la persona, siendo éste por lo general muy negativo.

Síntomas del miedo a conducir

  • Ansiedad generalizada.
  • Taquicardias y temblores.
  • Dificultad para respirar.
  • Exceso de sudoración.
  • Presión en el pecho.

¿Cómo reacciona la persona que tiene miedo a conducir?

La persona afectada suele reaccionar con muchísima ansiedad, e incluso en determinadas ocasiones o circunstancias, suele aparecer también pánico.

Esto bloquea a la persona y le puede llevar a tratar de no conducir en todas aquellas situaciones o circunstancias en que sienta ese miedo. Por lo general, de hecho, es muy común que esas situaciones tiendan a ampliarse, provocando aún más temor.

Tratamiento del miedo a conducir

Al tratarse de una respuesta clara de ansiedad, la base del tratamiento está en superar ese miedo, ese temor, ese pánico y esa ansiedad en sí misma.

En este sentido, la terapia cognitivo-conductual puede ser eficaz, ya que consiste en evitar aquellos pensamientos distorsionados o irreales, sustituyéndolos por otros mucho más objetivos.

También es fundamental que la persona empiece a practicar relajación, y cuando sienta que el pánico comience a aparecer, trate de respirar lenta y profundamente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts