No renuncies a tus sueños

suenos Cuando una persona empieza una relación de pareja, es habitual que se enfrente a un futuro en el que todo lo ve de manera tremendamente positiva, con inmensa alegría y, ¿por qué no?, mucha felicidad.

En ese comienzo tendemos a ver sólo lo positivo tanto de la relación en sí misma como de la otra persona.

Incluso no dudamos en renunciar a nuestros sueños porque consideramos que el esfuerzo merece la pena.

Pero, ¿qué ocurre cuando esa relación se rompe y nos damos cuenta que no hemos cumplido nuestros sueños?. No hay duda que no podemos vivir de espaldas a los sueños, esos que surgen de lo que hemos vivido en la infancia y que, de hecho, nos han echo muy felices.

No renunciar a nuestros sueños

Los sueños son esos pensamientos e ilusiones que tenemos y que, de alguna u otra forma, se han ido construyendo poco a poco a lo largo de nuestra vida, desde la más tierna infancia.

Recordarlos nos hace felices, más aún cuando los hemos cumplido, de manera que cuando los recordamos tendemos a echarlos de menos.

Cuando empezamos una relación de pareja, lo más recomendable es descubrir qué es para cada uno de vosotros lo más importante en la vida. ¿Qué te proporciona la felicidad, y qué se la proporciona a tu pareja?. Lo recomendable es tratar de buscar la relación existente entre estos sueños y las discusiones que se suceden en el día a día.

Cuando lo sepas, no debemos olvidarnos de otra pregunta: ¿apoyas los sueños de tu pareja? ¿Le ayudarías a conseguir esos mismos sueños?.

De esta manera conseguirás no sólo respetar los sueños de tu pareja, sino recordar los tuyos, y que también ella respete los tuyos.

Imagen | roxinasz

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts