Padres y jóvenes estresados

El adolescente se encuentra en un proceso  de búsqueda de un “modelo” de ser, y este proceso  no se produce de manera lineal y continua, sino que por el contrario se da de manera caótica, con idas y venidas, generando muchas veces un importante monto de ansiedad ante la dificultad de pensarse en un futuro a mediano y largo plazo.

El estrés resulta incrementado por el ritmo actual de vida, en el cual las actividades y tareas excesivas, las exigencias de los padres y de sí mismos parecen provocar estados de ansiedad y sentimientos de desborde que generan sufrimiento. Los padres pueden propiciar, sostener y acompañar en la generación de procesos de reflexión que le posibiliten reconocerse a sí mismos, visualizar sus limitaciones, sus recursos internos y externos, y contactarse con sus propios deseos e intereses.

De esta manera se apoya en la toma de decisiones en tanto se brinda información e instrumentos para llevarlas a cabo. Es importante la promoción de espacios de recreación acorde a sus intereses y deseos, procurando evitar la sobrecarga de tareas y actividades.

La capacidad de los padres de adaptarse a los cambios que se producen en los hijos, la capacidad de mantener una comunicación abierta y fluida, la capacidad de establecer vínculos afectivos, de brindar apoyo estableciendo normas y límites adecuados, teniendo en cuenta y valorando sus opiniones, favorecerá que el adolescente disponga de mayores recursos tanto personales como sociales que le permitirán afrontar de manera adecuada los cambios, y enfrentar y abordar situaciones difíciles y dolorosas que puedan resultar estresantes, disminuyendo así su vulnerabilidad.

Más Información | Adolescencia y estrés

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts