Reconcíliate con tu cuerpo y simplemente disfruta de cada día

Ya en anteriores artículos nos hemos hecho eco de la autoestima, conociendo por ejemplo cuestiones tan interesantes como qué es la autoestima, qué significa tener baja autoestima y, sobretodo, cómo aumentar, fortalecer o subir la autoestima.

autoestima

Sin embargo, hasta estos precisos momentos no habíamos tratado, en cierta profundidad, una de las cuestiones más importantes para poder tener, ante todo, una autoestima sana y saludable: reconciliarnos con nuestro cuerpo y, especialmente, querernos a nosotros mismos tal y como somos.

Hace ya algunos días, concretamente el pasado 2 de noviembre pudimos conocer que una de las bases fundamentales para disfrutar de una buena autoestima era aceptarnos a nosotros mismos, tratando de trabajar en el aumento de la autoaceptación y, en sí, de la propia autoestima positiva.

Pero hay veces que, por diversos motivos que pueden ir desde la vergüenza hacia los demás, hasta no sentirnos a gusto con nuestro cuerpo, la autoestima se reciente hasta el punto de que no conseguimos ser todo lo felices que en realidad quisiéramos.

Unos kilos de más, una nariz algo más grande o puntiaguda e incluso demasiado pequeña, tener muchas pecas o lunares… son algunas de las cuestiones que nos evitan aceptar nuestro cuerpo tal y como es, olvidando en la mayoría de las ocasiones que nuestro cuerpo es nosotros mismos.

Precisamente por este hecho, y porque eres único/a, se debe ir trabajando por tratar a nuestro cuerpo con cariño y comprensión; aunque, eso sí, esto requiere ante todo paciencia y, sobretodo, tiempo.

Te mostramos a continuación algunos secretos y consejos que te ayudarán a reconciliarte con tu cuerpo:

  • Una de las bases para poder aceptar tu cuerpo es observarte bien, mirándote con humildad, con paciencia, olvidando los cánones y haciéndolo simplemente como si fueras tu mejor amigo.
  • Si tienes algún que otro kilo de más, símplemente olvídate de ellos, esconde la báscula y mírate con aprecio y, sobretodo, con respeto hacia ti mismo. Trata de aplicar la aceptación tanto positiva como consciente, y comprende que el cuerpo cambia con los años, pero tú sigues siendo la misma persona única, estupenda, y especial de siempre.
  • Como te indicamos en el anterior punto, nuestro cuerpo va poco a poco cambiando con los años, pero en aceptar los cambios y en querernos como somos está la clave. ¿Te has dado cuenta que cuando confías en ti y te sientes segura/o, irradias una felicidad tal que consigues que muchas personas te miren con alegría y humildad?.
  • Utiliza ropa que te vaya bien, que te favorezca, y sobretodo con aquello que te sientas a gusto. Confía en tí, cuidando tu voz, ensayando gestos, miradas, pero ante todo aprende a creer en ti.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts