Relaciones sexuales en el segundo trimestre de embarazo

Para algunas parejas este período es algo así como la “Luna de miel del embarazo“. En este momento el organismo de la mujer se ha estabilizado, el bebé está perfectamente anidado y han quedado atrás las nauseas y mareos de los primeros meses, todo parece acomodarse.

 

Las hormonas del embarazo siguen actuando y producen, entre otras cosas, una vasodilatación que origina una gran afluencia de sangre en la zona genital. Esto se traduce en un aumento de la excitación y una mayor facilidad para llegar al orgasmo y mantenerlo más tiempo.

Es decir, es un tiempo magnífico para el sexo, porque, además la panza todavía es poco voluminosa y no molesta. Pero lo que sucede es que se dan muchas dudas sobre todo psicológicas.

La mujer ve cómo su cuerpo empieza a cambiar: el pecho aumenta su tamaño, la cintura desaparece, los muslos se hacen más gruesos y cree que ha perdido su atractivo sexual. Ahora tiene más deseo pero se siente insegura físicamente, por eso es importante el diálogo en la pareja.

El bebé está seguro
Algunos padres y madres evitan la sexualidad en el embarazo por temor a dañar al bebé. Creen que pueden aplastarlos o tocarlos de alguna manera, lo cual es imposible porque está perfectamente protegido en la bolsa amniótica. A veces temen dañarlo con el semen o con el pene lo cual también es imposible porque no pueden llegar hasta él: se lo impide el tapón mucoso que cierra el cuello del útero.

Artículos relacionados

  1. Hola, un gusto visitar esta página, realmente con un lenguaje sencillo explican los temas a veces más difíciles en esta etapa tan importante para la vida de una mujer y la pareja, saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts