Como superar el miedo al amor

miedo-amor No hay duda que el amor, cuando llega a nuestras vidas, nos aporta felicidad, alegría, y sobretodo mucha vitalidad. Se trata, de hecho, de un sentimiento sumamente beneficioso para la salud, no sólo interna, sino también emocional y particularmente mental.

Pero en ocasiones, cuando en otros momentos lo hemos pasado relativamente mal, es posible que podamos sentir cierto miedo al amor, y que tengamos miedo a amar de nuevo.

Por ello, saber cómo superar ese miedo al amor puede ser sumamente ideal y adecuado para poder encontrar el amor y ser nuevamente felices en compañía de otra persona.

¿Por qué surge el miedo al amor?

Generalmente el miedo al amor surge o aparece como consecuencia de un momento traumático en el que la persona sufrió. Y es que, como sabemos, las experiencias pasadas marcan nuestro presente y nos condicionan de cara al futuro. Y, en este caso en concreto, a la llegada de un nuevo amor.

Puede ser que la relación terminase mal, o que cada día se produjeran discusiones o malentendidos que llevaban a que la convivencia fuera tremendamente perjudicial y negativa para ambos.

También suele ser común que la persona que sienta miedo al amor se deba a un momento traumático que, cuando era pequeño, relacionó con alguna situación de amor.

Cómo superar el miedo al amor

Para superar el miedo al amor, se hace necesario que analicemos qué es lo que nos originó ese temor. ¿Tal vez pudo deberse a una situación de nuestro pasado traumática? ¿El dolor por una pareja perdida? ¿Qué nos hizo realmente daño?

Respondiendo principalmente a estas cuestiones conoceremos en primer lugar qué fue lo que nos originó ese miedo al amor.

Luego deberemos analizar qué es lo que queremos en nuestra vida, qué pareja deseamos encontrar y cuál sería la persona ideal para nosotros. Eso sí, no deberemos confundir este análisis objetivo y realista con la idealización de un individuo que en realidad no existe.

También puede ser buena idea hablar con nuestros amigos. De esta forma no sólo conseguiremos desahogarnos, sino analizar con ellos qué es lo que nos ocurre y a qué es debido ese miedo.

Sólo en situaciones muy traumáticas se necesitará la ayuda de un profesional psicoterapéutico.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts