Terapia de pareja

terapia-de-pareja En un anterior artículo te indicábamos que cuando una persona tiene la oportunidad o desea comenzar una relación de pareja, debe ser consciente que en determinados momentos pueden llegar a producirse problemas de pareja.

Asimismo, conocemos que la confianza en la pareja es algo prácticamente fundamental a la hora de que una relación vaya a buen término, y no surjan desconfianzas ni problemas debido a falta de comunicación y falta de sinceridad.

Pero, en ocasiones bien diversas, cuando una relación pasa por un momento aún más difícil, y por un bache más o menos grande en el que no vemos solución, a veces se hace necesario contar con la ayuda de un profesional en la materia.

Es lo que habitualmente se entiende por terapia de pareja, a la que se someten muchísimas parejas cada año con un único fin: tratar de solventar los posibles problemas de comunicación que puedan existir, y tratar de avanzar mutuamente.

Terapia de pareja, ¿qué es?

Una terapia de pareja es un tipo de terapia especializada en las relaciones de pareja, consistente en el estudio y evaluación de los diferentes conflictos y problemas que hayan llevado a la pareja a la misma.

En este sentido, existen diferentes tipos de terapia, aunque todas mantienen un objetivo claro: tratar de ayudar a que la pareja resuelva sus problemas de manera ecuánime pero objetiva.

Para ello, el especialista se sirve del análisis objetivo de la propia pareja en sí, así como de técnicas y pautas básicas que les ayudan a superar el bache o el conflicto que les haya llevado a solicitar su ayuda.

¿Cuándo acudir a una terapia de pareja?

Cuando se necesita acudir a una terapia de pareja no significa que la relación esté en las últimas, y que de alguna u otra forma no pueda existir una solución para el conflicto que exista.

Este, de hecho, tiende a ser uno de los pensamientos erróneos más comunes en muchísimas parejas.

Se debe evitar siempre los pensamientos negativos, tratándose de pensar siempre que esta terapia puede ayudar no sólo a la propia pareja en sí, sino también a nosotros mismos, a conocernos mejor y a crecer como personas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recent Posts